¿Qué incluye la NAMA-Café?

 

El enfoque de la NAMA-Café se lleva a cabo en las dos áreas con mayor potencial de reducción de emisiones en el sector café: las fincas y el beneficiado de café. En estas áreas se valorarán las siguientes cinco tecnologías:

  • Eficiencia en aplicación de fertilizantes: Adopción de prácticas de reducción en el uso de fertilizantes en la caficultura nacional generando reducciones de emisiones sin reducir la productividad.

  • Sistema de Gasificación y/o Biodigestión: Aprovechamiento de los residuos orgánicos generados en el procesamiento de café (pulpa y pergamino) como fuente de energía y a la vez reducir las emisiones de metano.

  • Adopción de sistemas agroforestales: Adopción de sistemas agroforestales más arbolados en fincas cafetaleras para aumentar la captura de carbono, la sombra, la calidad del suelo y contribuir a la fijación de carbono a través del aumento de inventarios de carbono en el ecosistema cafetalero del país.

  • Sistemas Aspersión: Adopción de tecnologías de reducción de uso de agua y tratamiento aeróbico de aguas residuales del beneficiado húmedo del café en tecnologías menos anaeróbicas, logrando evitar el metano generado por las aguas de proceso en sistemas de tratamiento anaeróbico.

  • Iniciativa de adaptación climática en las zonas cafetaleras: Adopción de acciones para aumentar la capacidad de los pequeños productores de café para enfrentarse a los efectos negativos del cambio climático.