¿Qué incluye la NAMA-Café?

 

El enfoque de la NAMA-Café se lleva a cabo en las dos áreas con mayor potencial de reducción de emisiones en el sector café: las fincas y el beneficiado de café. En estas áreas se valorarán las siguientes cinco tecnologías:

  • Eficiencia en aplicación de fertilizantes: Adopción de prácticas de reducción en el uso de fertilizantes en la caficultura nacional generando reducciones de emisiones sin reducir la productividad.
  • Sistema de Gasificación y/o Biodigestión: Aprovechamiento de los residuos orgánicos generados en el procesamiento de café (pulpa y pergamino) como fuente de energía y a la vez reducir las emisiones de metano.
  • Adopción de sistemas agroforestales: Adopción de sistemas agroforestales más arbolados en fincas cafetaleras para aumentar la captura de carbono, la sombra, la calidad del suelo y contribuir a la fijación de carbono a través del aumento de inventarios de carbono en el ecosistema cafetalero del país.
  • Sistemas Aspersión: Adopción de tecnologías de reducción de uso de agua y tratamiento aeróbico de aguas residuales del beneficiado húmedo del café en tecnologías menos anaeróbicas, logrando evitar el metano generado por las aguas de proceso en sistemas de tratamiento anaeróbico.

Iniciativa de adaptación climática en las zonas cafetaleras: Adopción de acciones para aumentar la capacidad de los pequeños productores de café para enfrentarse a los efectos negativos del cambio climático.